Como ya sabemos, las direcciones IPv4 se forman por 32 bits y para facilitar su lectura se representan en cuatro grupos de 8 bits cada uno, con números decimales. Hemos visto que IPv6, en cambio, utiliza direcciones de 128 bits y se forman grupos de 16 bits cada uno. Como llevar esto a números decimales implica direcciones muy largas se trabaja con números hexadecimales. Nuevamente para facilitar la lectura, las direcciones se agrupan de a 4 dígitos hexadecimales, separados por “:”. La siguiente es una dirección IP válida:

2001:0db8:0000:f100:0000:0000:0000:0002

Ahora bien, lo primero que resulta inconveniente con una dirección como la anterior es la longitud. Hemos dicho que se utilizan caracteres hexadecimales para acortarlas y sin embargo aún es larga. Pues bien, para abreviar una dirección como la que se muestra arriba existen algunas estrategias. La primera es eliminar los ceros consecutivos que estén a la derecha de “:”, es decir, al inicio de cada grupo. En caso de ser todos ceros es necesario mantener alguno de ellos. En el ejemplo mostrado:

2001:db8:0:f100:0:0:0:2

Donde haya uno o más grupos de ceros seguidos pueden reemplazarse por tan sólo dos puntos. Notar que esto puede ser realizado sólo una vez, pues de lo contrario daría lugar a ambigüedad. Aplicando la regla, obtenemos:

2001:db8:0:f100::2

La siguiente dirección no sería válida según nuestras normas de resumen porque existen varias formas de llevarla a su notación completa:

2001:db8::f100::2

Lo mismo ocurre en el siguiente caso:

2001:db8:0:f1::2

Para mayor detalle sobre la estructura y notación de las direcciones IP es de lectura recomendada la RFC 4291, que también trata sobre la estructura de las direcciones IPv6 y de los tipos de direcciones, un tema que trataremos más adelante en este mismo blog.